Orgullosos y con la cabeza bien alta (1-1)

Fotos: Vanesa Corchado y MADRID PHOTOSPORT.- El Leganés no pudo superar al Lleida en el partido de vuelta de la primera ronda de los ‘Play-Off’ después de que los visitantes lograsen el gol del empate que les dio la clasificación para la siguiente ronda en el minuto 103, haciendo bueno el 2-1 de la ida.

8.000 espectadores poblaron las gradas de Butarque, dejando un sector del fondo norte vació para delimitar la separación con la hinchada visitante, llenando el resto del Estadio como nunca antes en la historia había ocurrido.

No fue suficiente para hacer frente al cruel castigo que sufrieron los pepineros cuando la eliminatoria ya parecía solventada gracias al gol de Pírez en el 85’. Antes, en la primera parte, el partido se caracterizó por la ausenci

a de ocasiones y por la enorme intensidad que ofrecían ambos equipos.

EL LEGA LAS TUVO EN LA SEGUNDA PARTE, Y EL LLEIDA NO PERDONÓ

De hecho, el Lleida sólo remató un balón entre los tres palos en todo el partido, el cual le sirvió para lograr su objetivo. Por su parte, el Leganés portagonizó una segunda parte en la que demostró su enorme ambición para dar la vuelta a la eliminatoria y las oportunidades no dejaban de sucederse una tras otra.

Dioni, Carlos Martínez, Fer Ruiz, y Batres al poco de ingresar al terreno de juego, rozaron el primer gol mientras el público no dejaba de animar. Fue entonces, en el mejor momento de los leganenses cuando el colegiado sufrió una molestia muscular que ocasionó una interrupción de nueve minutos hasta que finalmente el linier pasó a sustituirle para continuar con el partido.

EL GOL DE PÍREZ HIZO TOCAR A BUTARQUE EL CIELO CON LA MANOS

Poco después, el uruguayo Jhon Pírez, entró al terreno de juego y el primer balón que tocó, lo picó de cabeza y llevó la euforia a las gradas de Butarque. El Leganés estaba clasificado en esos momentos. Desde entonces y hasta el final pudo pasar de todo, incluso el dos a cero de los locales. Sin embargo, la fortuna volvió a dar la espalda al Leganés como hacía dos años. Tiempo de descuento, córner cerrado al área pequeña en donde aparece la cabeza de Mario Fuentes para poner el definitivo 1-1. Un minuto después, el colegiado indicó el final del partido.

Y con él, una sensación de amargura, de rabia, impotencia y frustración para jugadores, cuerpo técnico, club y afición del Leganés que vivío una de sus tardes más gloriosas, aunque con un trágico desenlace. Sensaciones que se esconden detrás del orgullo de sentirse, más que nunca, parte de una gran familia, de sentirse pepinero. La temporada 2013/14 comienza mañana, lunes 3 de junio.